APS “Historias y Leyendas que acontecen en San Lorenzo de El Escorial” CEPA Pedro Martinez Gavito

APS “Historias y Leyendas que acontecen en San Lorenzo de El Escorial”

 

El Centro de Adultos “Pedro Martínez Gavito” visita la Residencia de Ancianos María Leonor

 

En la loma del monte Abantos se encuentra una acogedora residencia de ancianos situada en la calle María Leonor. Esta residencia, con el mismo nombre que la calle, agasajó a los alumnos de nuestro Centro de Adultos Pedro Martínez Gavito, no solo con su almuerzo, sino con la sabiduría popular de sus residentes.

Desde el principio, el ambiente en la fundación María Leonor era expectante ante tal evento, pues los anfitriones tenían mucho que contar a nuestros jóvenes adultos. Los temas sobre los que se nos iluminó tenían que ver con dos leyendas próximas al lugar, en el que está situado el hogar de tan amables personas.

La primera leyenda, la cual pertenece al acerbo cultural de la histórica localidad de San Lorenzo de El Escorial, era sobre lo acontecido al niño Pedrín. Esta historia no exenta de componentes dramáticos, e incluso nos atreveríamos a decir que misteriosos, ya pertenece al pueblo y por ello a través de la tradición oral se va construyendo un relato que llega hasta nosotros aunque, claro está, con cierta desviación de lo ocurrido realmente. En una apasionante charla, nos comenta una trabajadora del centro cómo hay dos versiones diferentes sobre este escalofriante hecho. En principio, según la leyenda “el niño Pedrín” contaba con tres años pero,  a través de un interesante documental proyectado por la residencia, descubrimos que la víctima tenía ocho años. En el lugar donde se encontraron al niño actualmente hay una cruz que reza así: “El 10 de febrero de 1893, fue hallado en este sitio el cadáver del desgraciado niño Pedrín Bravo y Bravo, víctima del brutal salvajísimo”. Como muestra del impacto que provocó tal suceso en las gentes de San Lorenzo, se erigió esta cruz, para no olvidar, y como diría una anciana residente, familiar de Pedrín, “la única verdad es que es una herida sin cerrar“.

La segunda actividad con la que nos deleitaron fue la interesante leyenda del ladrillo de oro que mandó colocar Felipe II en el Monasterio de El Escorial. Tal muestra de vanidad y soberbia de este monarca, en cuyos dominios no se ponía el sol, era, según nos contaron la materialización de su faceta más supersticiosa. Pues bien, ni era un ladrillo, ni era de oro, ni se desconocía donde se encontraba.

Estas leyendas, de las que fuimos partícipes, fueron el pretexto para reunirnos diferentes generaciones en un entorno común enriquecedor para todos. Por un lado, con nuestra presencia irrumpimos en la monótona rutina de estos ancianos, estimulando esas mentes y recuerdos que de otro modo correrían el peligro de enmudecer y, en resumidas cuentas, silenciar la intrahistoria de la localidad.

Por otro lado, nuestro alumnado tuvo la oportunidad de introducirse en otro “universo”, otra realidad, buscando así empatizar con algo que no queda tan alejado de ellos, el paso del tiempo.

Después de que nuestros anfitriones dejaran el pabellón bien alto, nos espera otra reunión, pero esta vez en nuestro centro educativo. Y hemos asumido el reto de encontrar historias tan interesantes y misteriosas como las que nos contaron ellos, y conseguir así transformar ese momento en algo memorable para contar.

5.277 thoughts on “APS “Historias y Leyendas que acontecen en San Lorenzo de El Escorial” CEPA Pedro Martinez Gavito